Volver al inicioFrances    Inglés    Alemán    



La garita de Le Bilou

Ciudad de Le Conquet




Aparcamiento GPS : 48°21'21.9 N 4°46'39.7 W





Esta torreta que domina el mar en la costa entre Le Conquet y St-Mathieu intriga a menudo a los caminantes que siguen el sendero GR-34. Sólo se puede ver a lo lejos porque, aunque el camino costero lo recorre, desaparece por completo detrás de broza y su acceso está bien escondido.



Acceso : A la salida de Le Conquet hacia la carretera turística hacia St-Mathieu y Plougonvelin, girar a la derecha hacia la playa de Portez y aparcar cerca. Se toma el sendero GR-34 a pie, que sube a la izquierda de la playa en dirección a Pointe des Renards. La foto de arriba fue hecha con zoom desde esta ubicación. Pero el acceso a la garita de Le Bilou está a 400 m más adelante. Continuar por el GR-34 hasta llegar a una curva importante del camino bordeado por brozas altas en el lado del mar. Hay dos pasajes en el seto. Lo primero, a la derecha, conduce a la garita, lo segundo, enfrente, a las ruinas de una antigua caseta de vigilancia.

GPS : 48°21'7.8 N 4°46'38.1 W



Vamos primero enfrente: llegamos inmediatamente a las ruinas de un gran edificio.





  Este edificio, del que no queda mucho, era una caseta de vigilancia capaz de albergar a 24 artilleros. Su historia es contada en su blog por Jean-Pierre Clochon, historiador de Le Conquet. El edificio, que no fue invadido por la broza como lo es hoy en día, fue un hito durante la Segunda Guerra Mundial en una costa desnuda. Por lo tanto, fue destruido por los alemanes.


Plan de Ingeniería 1817. Archivos de la Marina, serie Z. Investigación: J.P. Clochon.

En el mapa de arriba, el edificio de la caseta de vigilancia está en el 2 y la garita en el 3. Una gran terraza de artillería, ahora cubierta de bosquecillo, se encuentra en el 4. En 1, el horno para las bolas de cañón al rojo vivo no se fue encontró.

No hay necesidad de ir más allá porque los matorrales son inextricables. Para llegar a la puerta de entrada, hay que volver al camino y tomar el primer pasaje a través del seto.



  La garita es una torreta cilíndrica de 2,40 m de altura sobre la que se apoya un tejado en forma de cúpula de 1 m de altura hecha de piedras cementadas. Pintada de grafitis y atacada por la hiedra, no ha sido restaurada y su estado es preocupante. En el lado del mar, donde la pendiente es más pronunciada, un derrumbe de la tierra revela incluso parte de la estructura suspendida en el vacío.





  Se fue prevista una estrecha abertura de 50 cm para la puerta. Su altura es de 1,75 m. Si, en el exterior, el diámetro de la torreta alcanza los 1,84 m, es sorprendente constatar que en el interior el vigilante sólo disponía de un espacio de 1 m. La pared tiene un grosor de 42 cm. Tres aperturas hacia el exterior, en gran parte esanchadas, permiten observar tanto el mar como la costa. Su ensanchamiento es suficiente para disparar en todas direcciones con un fusil






  La ventana más ancha da directamente al mar. Su antepecho es muy degradado.





  En los años 1990, los bromistas del FLNJ ( Frente para la Liberación de los Enanos de Jardin ) habían almacendado en esta garita una cantidad impresionante de gnomos de jardín que habían secuestrados en la región. El caso había hecho mucho ruido en ese momento y la gendarmería pudo devolver los pequeños fugitivos a sus carceleros inconsolables.
La garita de Le Bilou es obviamente un elemento de nuestro patrimonio militar que ha estada abandonada durante mucho tiempo. Esto se debe a su ubicación en terrenos privados donde no es de utilidad para su propietario. Sin embargo, sería necesario mantenerla en buen estado para que este testimonio de nuestra historia, que se remonta a la Guerra de los Siete Años de Luis XV, no está en ruinas.

***

Código QR de esta página:




Descargar este flashcode